Tips para mantenerte motivado en el trabajo

La motivación es un estado interno que incita, dirige y mantiene la conducta para la realización de metas u objetivos.  

También, se conoce como la energía que nos mueve para realizar tareas o acciones, crear hábitos, intentar cosas nuevas, sostener el esfuerzo en alguna tarea que consideremos gratificante o productiva y la falta de ésta hará mucho más difícil conseguir los objetivos esperados y hasta puede llegar al abandono total del objetivo.

Hay distintos factores que nos hacen sentir motivados, éstos se clasifican en:

  • Factores Intrínsecos: Proviene de nuestra propia percepción e interés, depende de nosotros mismos, de la  satisfacción de nuestras necesidades, nuestra autorrealización, independientemente de la validación o recompensa externa.
  • Factores Extrínsecos: Son todos aquellos estímulos y/o recompensas  para realizar acciones, tareas o actividades y al contrario de la anterior no proviene de nosotros mismos, sino de una fuerza exterior que nos impulsa a realizarlas. 

Cada vez son más las empresas que entienden que la motivación es un factor importante en la productividad de sus trabajadores, en el logro de los objetivos empresariales y por ende en el beneficio que recibe su compañía, se han implementado conceptos como el salario emocional, la retribución flexible, dinámicas de grupos, impulsando el trabajo a distancia con herramientas como trabali, desarrollando actividades de team building en fin, están buscando ser el mejor lugar para trabajar.

Y nosotros , ¿qué estamos haciendo para motivarnos cada día? 

Si no te gustó tu respuesta, te dejamos estos los siguientes tips: 

  • Desarrolla un plan de acción: define en pequeñas tareas lo que necesitas para lograr tu objetivo
  • No dejes de actuar:  La motivación es dinámica, así que habrá días de mucha motivación y otras en que estés con la energía baja, aun así la clave está en la constancia, en seguir cumpliendo tu plan de acción
  • Aprovecha los días buenos: Habrán tareas más demandantes que otras, por lo que  estaría bien si realizas las actividades más difíciles o demandantes estos días.
  • No pierdas de vista la meta: Los inconvenientes son parte del proceso y te harán aprender igual o más que los días buenos, recuerda siempre que “mañana será otro día”
  • Celebra las pequeñas victorias: Cada día que pasa o cada tarea que realizas estás a un paso más cerca de lograr tu objetivo, enfócate en eso. 

y por último agradece lo que tienes, y el camino que has recorrido.